• 5 estrategias para empresas eléctricas para afrontar el desafío de las emisiones de carbono

Centro de transformación de empresa eléctrica al amanecer, distribución de la energía eléctrica, empresas eléctricas.

La energía tiene el poder de sacar a las comunidades de la pobreza, mejorar las condiciones económicas y proporcionar una mejor calidad de vida a miles de millones de personas.

El mayor desafío para la comunidad global es aprender a fomentar el crecimiento económico reduciendo al mismo tiempo el consumo total de energía. Las empresas eléctricas, dedicadas tradicionalmente a generar energía a partir de combustibles fósiles y que hoy en día producen el 42% del total de emisiones de CO2 en todo el mundo, desempeñan un papel fundamental en esta transición.

Veamos cómo las empresas eléctricas están transformándose para abordar el problema de la reducción de las emisiones de carbono:

  • Una transición operativa a la optimización de todo el sistema. Las eléctricas con mayor visión de futuro están adoptando un enfoque integral y altamente conectado de la empresa. En este nuevo escenario, dispositivos inteligentes y software de análisis que abarcan los ámbitos de la generación de energía, red eléctrica, distribución y consumo alimentan la inteligencia operacional.
  • Una reconfiguración y recreación de las redes existentes. Los inversores y grupos de interés de las eléctricas han advertido que es posible ejercer un control de los costes mucho mayor a través del rediseño operativo. A pesar de las infraestructuras ya existentes, la implantación de renovaciones tecnológicas puede mejorar la eficiencia de la red, lo que agiliza los procesos de negocio.
  • Cumplimiento de las normas y regulaciones. Las eléctricas ahora tienen en cuenta tanto los riesgos normativos como las tendencias ecológicas de los consumidores a la hora de tomar decisiones importantes que afectan a la ubicación de sus centros, la interoperabilidad de la tecnología, la aprobación reguladora y la financiación. De lo contrario, se arriesgan a cometer costosos errores que tendrán como resultado equipos infrautilizados a medida que el mercado de la energía evoluciona.
  • Un cambio en la gestión y utilización de los equipos. Se concede más importancia al mantenimiento de los equipos físicos y a la prolongación de su vida útil en un momento en el que la infraestructura de la red afronta crecientes disrupciones. Su principal objetivo es maximizar las inversiones utilizando los equipos físicos lo más cerca posible de sus límites físicos gracias a la racionalización de las operaciones y una configuración dinámica.
  • Modelado predictivo para agilizar el mantenimiento de los equipos. Las nuevas tecnologías conectadas permiten implantar modelos predictivos precisos en los que la supervisión permite descubrir y reemplazar proactivamente equipos deteriorados. Esto ahorra cientos de horas y decenas de miles de dólares al año evitando averías o intervenciones de urgencia imprevistas (y por tanto costosas) y manteniendo un funcionamiento altamente eficiente.

Para saber más acerca de cómo las eléctricas están transformándose para reducir las emisiones de CO2 descarga el White Paper de Schneider Electric Crecimiento y descarbonización:

cómo contribuyen las empresas eléctricas inteligentes